Regla de Benedicto

2020-07-15

En el Oratorio del Monasterio

prayer to saint benedict for the impossible

Benedict sobrevivió catorce años después de haber comenzado esta gran obra. Su santidad e influencia crecieron con sus años, en la ilustración de lo cual se cuenta cómo el rey bárbaro Totila, que se hizo dueño de Roma e Italia, buscó su presencia y, postrándose a sus pies, aceptó una reprimenda por sus crueldades. Sus últimos días estuvieron asociados al amor y la devoción de su hermana Escolástica, quien también había abandonado el mundo y se entregó a una vida religiosa con un entusiasmo y un genio para el gobierno apenas menor que el suyo. Había establecido un convento de monjas cerca de Monte Cassino; pero las reglas de la orden permitían que el hermano y la hermana se reunieran solo una vez al año. Habían pasado el día en una conversación devota y, en la plenitud de su afecto, Scolastica le suplicó que se quedara y “hablara de las alegrías del cielo hasta la mañana”.

prayer to saint benedict for the impossible

Había escuchado que Benedict había resucitado a personas de entre los muertos y que estaba llevando el cuerpo de su hijo fallecido a Benedict para resucitarlo de entre los muertos. Así que el padre dejó a su hijo muerto en la puerta del monasterio y buscó a Benedicto. El hombre, que en san alejo ese momento estaba histérico, gritó: “No puedo. Al cabo de unos momentos Benedict lo tomó de la mano y lo condujo a los amorosos brazos de su más agradecido padre. Cuando se supo que Benedict había regresado a Subiaco, hermanos de todos los ámbitos de la vida comenzaron a acudir a él.

  • Los anacoretas pasan tiempo en su monasterio entrenando para su guerra contra el mal.
  • RB se aplica a los cenobitas, sin tener en cuenta a los demás.
  • Los monjes giratorios son indignos de discusión según la Regla, porque se preocupan por el placer y viajan de monasterio en monasterio.
  • Los Sarabaitas son irrespetuosos con Dios, más preocupados por el placer y de mente débil.

Sobre todo, la humildad y la pureza deben transitar por cada oración dicha, cada canción cantada. Los monjes básicamente deben dejar todo al escuchar la señal oraciones a la virgen maria de oración. Un hermano que llega tarde debe sentarse en una sección especial donde todos puedan verlo, para que la vergüenza pueda inducir a la corrección.

Los maitines del amanecer difieren de los domingos a los días ordinarios, al igual que las Laudes posteriores. Los hermanos deben cantar “Aleluya” en momentos y formas específicas en ciertos días.

Cuán solícito debe ser el abad con los excomulgados

prayer to saint benedict for the impossible

Habiendo oído hablar de los sucesos milagrosos y atraídos por su piedad, no solo vinieron monjes que llevaban vidas solitarias esparcidos salvajemente por las montañas, sino también los que vivían en el mundo. Mirando a su alrededor, a los rostros de estos hombres llenos de esperanza, Benedict comenzó a formular los pensamientos que había tenido esos tres años, en las montañas, solo excepto por su Dios. Su sueño se convirtió en reunir a los santos monjes de cerca y de lejos, san pancracio que ahora vivían en monasterios y provincias individuales y muy separados, y hacer de ellos una sola familia en el Señor. Se esforzaría por hacerlos más fuertes y unidos, uniéndolos como una sola hermandad, en una sola casa del Señor, bajo una Regla cuidadosamente formada, arraigada en el culto perpetuo de Dios. Resumiendo esto a todos los que vinieron, los separó en doce grupos de doce, para residir en doce simples monasterios de madera, cada uno con su propio superior.

La regla de San Benito

No se le permite sentarse afuera, donde la charla y el sueño pueden corromperlo. Los hermanos que estén demasiado lejos del oratorio, por motivos de trabajo o viajes lejanos, deben rezar el Oficio Divino donde se encuentren. En las comidas, un hermano lee mientras santa rita todos los demás permanecen en silencio. Tres veces el lector canta: “Señor, abrirás mis labios y mi boca declarará tu alabanza”. La oración se entrelaza con el trabajo y el sueño para mantener a los monjes activos y piadosos, evitando así la ociosidad.

Benedicto no se dejó convencer cuando su hermana rompió a llorar e inclinó la cabeza en oración. Inmediatamente los cielos se cubrieron; Se oyó un trueno y la lluvia caía a torrentes, de modo que a Benito le fue imposible partir para pasar la noche, que se dedicó a ejercicios espirituales. Tres días después, Benedicto vio en visión el alma de su hermana entrando en el cielo, y pocos días después llegó su propia llamada. Murió de pie, después de participar de la santa comunión, y fue sepultado al lado de su hermana.

Realiza un comentario