Oración por favor en asuntos judiciales

2020-08-25

Contenido

prayer not to fall prisoner

La oración no detendrá el coronavirus

Mientras estaba en la prisión, leí un relato en un periódico de la experiencia de S. H. Hadley, quien estaba entonces en Nueva York conectado con la Misión Jerry McAuley, y estaba deseoso de ir a Nueva York para conocer a este hombre.

prayer not to fall prisoner

¡Qué libro es y lo bueno que se puede sacar de él! Te deseo éxito en la vida y que puedas salvar a muchos pobres pecadores perdidos. Nadie sabe el bien que pueden hacer hasta que lo intentan. En abril de 1891, estaba en Kansas City, Missouri.Después de esperar en el Señor durante algunos días preguntándole adónde quería que fuera a continuación, me impresionó ir al depósito y allí me mostrarían lo que debía hacer. Así lo hice, pero incluso entonces me quedé varias horas sin saber qué tren tomar, ya que tenía pases en cuatro líneas diferentes.

prayer not to fall prisoner

Si supieras cuánto un pobre pecador como yo necesita las oraciones de los cristianos y amantes de Dios y Su Palabra como tú, orarías tanto de día como de noche para que Él me reciba en su hogar celestial, donde no hay pecado. Ahora tengo cinco cortos días hasta que todo lo que es del mundo sea consignado a la tumba y oro noche y día para que Jesús me limpie de mis pecados. Creo que esta será la última vez que escuche de mí en esta tierra y cuando vaya a la eternidad lo haré alabando a Dios, perdonando a mis enemigos, firme en la fe y la creencia de que mis pecados son lavados en la sangre de Jesús.

¡Los presos encuentran “libertad” en Cristo!

Espero que algún día puedas venir a verme por fuera. Si no, espero que podamos encontrarnos gloria oracion en ese hogar más brillante. He estado leyendo mi Biblia y encuentro alivio.

prayer not to fall prisoner

Deseo agradecerles nuevamente por el día en que oraron para que Dios me abriera las puertas de la prisión. Dios respondió a su oración, y después de cumplir unos siete años de una sentencia de cuarenta años, se santa misa me abrieron las puertas de la prisión y Dios me envió a Nueva York para trabajar por las almas. S. H. Hadley, el actual superintendente de la antigua Misión McAuley, y ciertamente ha sido un padre para mí.

  • Gracias de nuevo y por favor mantengan a mi familia y a mi familia en sus oraciones.
  • Gracias siervo de Dios por las palabras tan fuertes del padre, estoy en un punto bajo en mi vida en este momento y estoy muy contento de haber encontrado este sitio web.
  • Por favor, ayúdame porque cada vez que la oficina central solicita una estadía regular, todavía rechazan mi solicitud, necesito la liberación de mi Jesús.
  • Necesito que esto se resuelva, ha pasado demasiado tiempo.
  • la fuerza para pasar sobre ella la apartará de mi camino.
  • Yo también espero ayudar a alguien a confiar y creer que Dios escucha nuestras oraciones.

Por fin, hacia la noche, me llevaron a tomar el tren de Rock Island a Chicago y me impresionó que el Señor me mostraría cuándo y dónde parar. Tenía dos hermanas y un niño pequeño conmigo y no podían entender mi indecisión.

“Madre Wheaton”, como los muchachos detrás de las rejas de la prisión, sí, y aquellos que por sus oraciones han salido de detrás de las rejas, la llaman cariñosamente, es uno de los personajes misioneros únicos horarios de misas en usa en este país. Ella viaja por toda esta tierra con un solo objetivo en vista y es decirles a los pecadores del amor poderoso e inmortal de Jesús y cómo nadie puede ser tan malo para que Él lo salve.

Ella trae luz solar a muchos corazones afligidos y esperanza a miles que nunca supieron qué era la esperanza hasta que la conocieron. A un ex convicto, que ahora es uno de mis ayudantes, Madre Wheaton le reclamó prácticamente una cadena perpetua. Me da mucho placer cuando pienso en tu ir de prisión en prisión contándoles a los niños y niñas pobres detrás de las rejas de Jesús. Siempre me alegró mucho saber que nuestra querida madre iba a hablar con sus hijos en … la prisión; porque sabía que eras nuestro amigo.

Realiza un comentario