Solemnidad de María, Santa Madre de Dios

2020-04-17

marialis cultus encyclical

Muchos de los excesos no tenían una base bíblica y se convirtieron en la razón clave por la que los reformadores protestantes rechazaron la devoción mariana doctrinalmente porque carecía de bases bíblicas. También eliminaron las prácticas devocionales, cambiaron el nombre de las iglesias y destruyeron estatuas, santuarios y obras de arte dedicadas a María. Unos días después, me llamó la atención la estatua de madera de María en mi parroquia. Solo después, al reflexionar sobre ese momento mientras rezaba el rosario, recordé que le pedí a Jesús que me presentara a su madre.

Ella fue representada constantemente como la persona sin pecado que silenciosa y humildemente aceptó la petición de Dios de ser la madre del mesías. Por su aquiescencia, Dios la bendijo con gracias especiales y favores no concedidos a ningún ser humano. Pronto se la imaginó como algo más que humana (“el alarde solitario de nuestra naturaleza contaminada”, como se relata en “La Virgen” de William Wordsworth) y tras su muerte fue exaltada como Reina del Cielo.

marialis cultus encyclical

El misterio pascual todavía da vida

Los textos de oraciones y canciones deben inspirarse en la Biblia y estar “imbuidos de los grandes temas del mensaje cristiano”. Esto significa que deben estar libres de sentimentalismos piadosos y de la tentación de ver a María como más san jose compasiva que incluso su Hijo, que es nuestro único Redentor. La devoción a la Santísima Virgen María ha crecido a través de los siglos. En los primeros días de la vida de la Iglesia, el énfasis estaba en la persona y obra de Cristo.

Directorio de páginas católicas

En la época carolingia, Alcuin (m. 804) promovió el sábado como el día de María. Ambrose Autpert (m. 784) desarrolló la teología de la maternidad espiritual. Durante la decadencia posterior al renacimiento carolingio, la vida religiosa sobrevivió en torno a las grandes abadías. Las oraciones san antonio y sermones marianos sobreviven de Cluny (por ejemplo, Odo de Cluny, muerto en 942) y Reichenau (una traducción del griego de finales del siglo X de nueve sermones sobre la Dormición). Los excesos colocaron a María en un pedestal, alejada de la condición humana y del desorden de la vida.

de que María es verdaderamente la Madre de Dios, en realidad una declaración cristológica destinada a salvaguardar la naturaleza divina de nuestro Señor Jesucristo, despertó a los fieles a la conciencia de la madre de Jesús en sus creencias cristianas. Marialis Cultus da pautas para la devoción a María por parte de la Iglesia, es decir, intenta asegurarse de que todas las celebraciones san jose litúrgicas marianas y las expresiones públicas de devoción se alineen con la doctrina establecida. Señaló que todos los elementos de la vida de oración de la iglesia, incluidas las devociones marianas, deben inspirarse en la Biblia y armonizar con la liturgia. Por último, gracias a la reflexión moderna, se han comprendido mejor las relaciones entre la liturgia y el Rosario.

En el período siguiente hubo una mayor concentración en el papel actual de María como reina celestial, madre espiritual e intercesora todopoderosa. Su “omnipotencia suplicante” se convirtió en el objeto san antonio de atención dominante. Sofronio (m. 638), Germano de Constantinopla (m. 733), defensor de los iconos, y Andrés de Creta (m. 740) ensalzaron el poder de intercesión de María al elogiar su suposición.

  • Independientemente de quiénes fueron los destinatarios previstos, todas las encíclicas tienen lecciones que enseñarnos sobre el rosario y el papel de María en la vida de la Iglesia peregrina.
  • Las encíclicas de León XIII retaban a los obispos a promover el rosario en sus diócesis con gran celo y ardor.
  • La mayoría de las encíclicas estaban dirigidas a los “Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos del Mundo Católico” y algunas de ellas estaban dirigidas únicamente a los Obispos de Italia.
  • Las marcas distintivas de la devoción mariana desde el siglo I hasta el siglo VII fueron la admiración reverente a la santidad de María como Madre de Dios.

La mayoría de las encíclicas estaban dirigidas a los “Patriarcas, Primados, Arzobispos y Obispos del Mundo Católico” y algunas de ellas estaban dirigidas únicamente a los Obispos de Italia. Independientemente oraciones a la virgen maria de quiénes fueron los destinatarios previstos, todas las encíclicas tienen lecciones que enseñarnos sobre el rosario y el papel de María en la vida de la Iglesia peregrina.

Entonces me di cuenta de que Jesús había respondido a mi oración. A partir de ese día, mucho de lo que había sido opaco para mí se hizo más claro; las luchas morales que parecían insuperables se volvieron más fáciles; y me vi a mí mismo no meramente como un discípulo de Jesús sino como un hijo en el Hijo. En María, descubrí el amor que un Hijo perfecto tiene por su madre y el amor que ella tiene por su Hijo. Desde entonces, mi caminar en la fe ha estado influido por el amor de esos dos corazones y la manera extraordinaria en que se puede vivir una vida católica en ese amor compartido. Cada elemento de la vida de oración de la iglesia, incluidas las devociones marianas, debe tener una impronta bíblica.

marialis cultus encyclical

Las encíclicas de León XIII retaban a los obispos a promover el rosario en sus diócesis con gran celo y ardor. Específicamente, Leo dice: “Que sea su trabajo, venerables hermanos, revivir el sentimiento cristiano entre su pueblo y el interés por la causa católica, la confianza en la ayuda de Nuestra Señora y el espíritu de oración”. Por los fieles católicos, oren por sus sacerdotes y obispos, para que tengan un fervor mariano y promuevan la devoción mariana en sus parroquias y diócesis. Las marcas distintivas de la devoción mariana desde el siglo I hasta el siglo VII fueron la admiración reverente a la santidad de María como Madre de Dios.

Realiza un comentario